lunes, 9 de noviembre de 2009

Muros que desaparecen hoy hce 20 años

El 9 de noviembre de de 1989 a las 11 de la noche el control de Bornholmerstrasse, en Berlín, tuvo que abrirse ante una multitud que exigía pasar al otro lado del muro. Un muro de 155 kilómetro, 302 torres de vigilancia, 28 años, 2 mesees y 27 días de existencia.


En la segunda mitad del siglo pasado existe un símbolo que despierta todas las sensaciones asociadas a la separación, la diferencia, la agresión a lo extraño, lo ajeno, el miedo a la diversidad, al pensamiento del otro. El miedo al otro. El miedo que se torna irracional, violento, asesino.El muro es, a partir de la segunda mitad del siglo pasado, el símbolo que pone imagen a todo aquello que tanto ilustrados como postmodernos necesitan ignorar. Que avergüenza. Que humilla en la condición de humano. Y también en la de inhumano.
El muro es separación. Negación de lo que hay al otro lado. Es lo que pongo para defenderme. Es ese espacio que creo y cedo a favor de ignorar lo que se sitúa al otro lado. De ese espacio que hace desaparecer lo que se sitúa tras él.
A este lado del muro se crea un espacio irreal pero feliz en la medida que está echo a medida. A la medida de éste lado. El lado del de los que construyen el muro. Al otro lado no existe nada. Nada excepto aquello de lo que defenderse. Defender éste lado del muro. Una defensa para la que no solo es necesario el muro, sino también un ejercito de armas y palabras que vigilen que el muro no es traspasado. ¡Que nadie, que ninguna idea salte el muro!. Un ejercito de policías, militares, armas y leyes que detienen el hambre, la enfermedad, la sed. Un ejercito de funcionarios. Mercenarios del estado de este lado del muro, que contienen las agresiones al muro. Junto a él, otro ejercito. El de las palabras. Las noticias. Las informaciones. La televisión. Los argumentos que curan la culpa. La vergüenza. Las palabras que dan legitimidad a los ejércitos de policías y funcionarios. Los argumentos que tiñen de miedo lo que viene del otro lado del muro. “El trabajo que robarán quienes lo atraviesen. La delincuencia. La inseguridad ciudadana. Los problemas de vivienda. Las enfermedades que traerán”. La lepra. La lepra del siglo XXI... Los argumentos que suman y sumarán gentes y más gentes a los ejércitos de militares, policías, jueces y funcionarios.
El muro de Berlín. La alambrada de México, la valla de Melilla. El muro de la vergüenza. La barrera protectora antifascista. Diga quien lo diga. Se le dé el nombre que se le dé. El muro separa. Pretende ignorar lo que hay al otro lado. Busca la defensa. La diferencia del otro. Construir una realidad al margen. Al margen del otro.






Muros....de hace 20 años ("The Wall". Pink Floyd)

We don’t need no education
We dont need no thought control
No dark sarcasm in the classroom
Teachers leave them kids alone
Hey! Teachers! Leave them kids alone!
All in all it’s just another brick in the wall.
All in all you’re just another brick in the wall.

We don’t need no education
We dont need no thought control
No dark sarcasm in the classroom
Teachers leave them kids alone
Hey! Teachers! Leave them kids alone!
All in all it’s just another brick in the wall.
All in all you’re just another brick in the wall.

"Wrong, Do it again!"

"If you don’t eat yer meat, you can’t have any pudding.
How can youhave any pudding if you don’t eat yer meat?"
You! Yes, you behind the bikesheds, stand still laddy!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario