jueves, 17 de febrero de 2011

Muros y más muros

Al tema de los muros hemos dedicado más de un rato de trabajo. Muros que separan, muros de la vergüenza y muros como excusa para reconocernos en la diferencia. Algunos de ellos volverán en este blog. Ahora toca los que se cierran tras las puertas de los condenados. Muros tras los que -como en la imágen de Bansky,- descubrimos siempre gentes que pretenden barrer lo que les molesta.

Ayer nos sentábamos en una mesa para diseñar actividades y salidas de un grupo de internos jóvenes con los que compartiremos algunas jornadas a lo largo de los próximos meses. Todo ello me invitaba recodar algunas experiencias y revisar trabajos a compartir. Pero sobrevolando artículos, expericias y reflexiones; la sencilla idea de que las prisiones están dentro de la comunidad. Prisiones que forman parte de la sociedad que las crea. Prisiones que albergan personas con las trabajar, hacia dentro y hacia fuera, si es que queremos la deseada inclusión por la que trabajamos. Sobre esto hace ya años que publicamos en Bordón un trabajo -al que siguieron algunos otros- que creo sigue en plena vigencia y que podéis leer en la página de colectivoenacción.

En el marco de las experiencias, alguna cercana y otras más globales: 

En las cercanas los trabajos de grupos que están utilizando el teatro social como metodología de trabajo con resultados bastante esperanzadores. La creatividad como motor de inclusión, de la que tanto hablamos -y hablaremos- una vez más como motor de la acción sociocomunitaria. Os recomiendo husmear un interesante proyecto transnacional en el que participa la Asociación Trans-Formas, Teatro y fotografía ( Cárcel de Quatre Camins) en colaboración con otras dos de Francia e Italia. Descarga información sobre el proyecto.

Saltando un poco más lejos; un proyecto con Argentina en cuyos orígenes tuve la ocasión de participar, junto con Marcelo, con quien redactamos lo que ahora son los objetivos de Eduprisión como grupo de intercambio:
  1. Generar un entorno de intercambio de experiencias y reflexiones entre profesionales en el ámbito de la educación en Centros Penitenciarios que redunde en la mejora de la calidad de la educación en dichos Centros.
  2. Facilitar el intercambio entre profesionales afines a la educación en Centros Penitenciarios y, que desde otros campos de la educación, puedan contribuir valiosamente al desarrollo del conocimiento práctico en esta área de intervención educativa.
  3. Promover el establecimiento de entornos de enseñanza-aprendizaje basados en la comunicación entre profesores de diversas aulas penitenciarias alejadas geográficamente, con vistas a romper el aislamiento del entorno de enseñanza-aprendizaje que se produce en la práctica educativa en prisiones.
  4. Fomentar la interrelación Centro Penitenciario-comunidad desde la base de la práctica educativa.
Para acabar -por ahora-, en el ámbito de la animación sociocultural penitenciaria siempre está bien recordar lo que suponen los orígenes de la misma en España de la mano de nuestro querido Enrique Arranz autor de "Cultura y Prisión" y pieza clave de los históricos "Cuadernos de animación sociocultural penitenciaria" que aún conservo con cariño de una emocionante época en la que se estaba trabajando duro a favor de la acción social en las prisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario